El 28 de marzo partió la flota de Mar desde la Base Naval Puerto Belgrano con rumbo a las Islas MALVINAS, con el objeto de poner en marcha la Operación “ROSARIO” con fecha estimada de desembarco el 1 de abril.

La operación se vio retrasada debido a que el 29 de marzo como consecuencia de un temporal que perduró hasta el 1 de abril, el buque SANTISIMA TRINIDAD perdió parte de la carga de combustible que debía emplear la Agrupación de Comandos Anfibios, situación que debió ser resuelta por el buque ALMIRANTE IRIZAR al reponerle los tambores de combustible perdidos.

Este fenómeno obligo a que la operación se postergara para el 2 de abril.