El 24 de marzo se recibía en Buenos Aires una información procedente de Londres, relacionada con lo tratado en el Parlamento en la noche del 23 de marzo, referida con el compromiso de defender a los isleños con toda su capacidad y la concreción de la presencia de una Fuerza Británica en el área, además del HMS Endurance.

El embajador Británico Williams le indica a las autoridades argentinas, que el personal que se encontraba en Georgias debía concurrir a Grytviken a sellar sus pasaportes, recibiendo como respuesta, de parte del Ministro de Relaciones Exteriores argentino Nicanor Costa Mendez, que los obreros poseían sus respectivas tarjetas blancas (en concordancia con el Acuerdo de Comunicaciones de 1971), que no serían retirados de Puerto LEITH y no se permitiría su evacuación por la fuerza.

Paralelamente zarpa de Montevideo el navío RRS “John Biscoe” con una fracción de marines embarcados, con destino a Puerto Argentino (Puerto Stanley) como refuerzo y se le ordena al HMS Endurance que amarre en Grytviken a la espera de nuevas ordenes.