En el año 1982, en Georgias, se produjo un hecho que irritó al Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña.

El 19 de marzo desembarcó en Puerto Leith, el ARA Bahia Buen Suceso con 41 operarios argentinos que realizaron el izamiento del pabellón Nacional Argentino.

Esto motivó la reacción del gobierno británico ordenando al gobierno argentino que “debía retirar a la gente desembarcada y al buque de guerra”

El gobierno argentino aclaró que el buque Bahía Buen Suceso no era de guerra, sino de transporte y no había militares en la misión.