OEA: el Consejo Permanente se reunió en sesión de emergencia a petición de la República Argentina, para considerar la posible aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

De los 21 países con derecho a voto, 18 se pronunciaron a favor de la reunión de consulta de cancilleres americanos y sólo 3: Estados Unidos, Colombia y Trinidad Tobago, se abstuvieron. Se pronunciaron a favor: Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay; Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Gran Bretaña: la primera ministra Margaret Thatcher rechazó las últimas propuestas argentinas para resolver la crisis de las Malvinas y anunció que enviará a Washington a su secretario de Relaciones Exteriores con nuevas propuestas.

EEUU: el presidente Ronald Reagan exhortó a Gran Bretaña y a la República Argentina a no tomar medidas que puedan hacer peligrar la paz.

Noticias provenientes de los EEUU señalaban que destructores y otras unidades navales rápidas se desprendieron del conjunto de la flota británica, con rumbo a las islas Georgias del Sur, con la presunción de accionar ofensivamente.

El VATICANO: el Papa Juan Pablo II envió mensajes a los gobiernos de Estados Unidos y de Gran Bretaña urgiéndolos a mantener los esfuerzos por lograr un acuerdo pacífico en la crisis de las islas Malvinas.

ARGENTINA: el gobierno Argentino, mediante un comunicado dio a conocer los hechos que motivaron la toma de las Islas señalando entre otros aspectos, que frente a la creciente amenaza del uso de la fuerza Naval por parte de Gran Bretaña, en ejercicio de su soberanía, en resguardo de su legítimo derecho de defensa y a fin de proteger los supremos intereses de la Nación, decidió la ocupación de las mismas.