Submarino ARA

El 25 de abril el Jefe de Regimiento de Infantería 12 recibió la orden de trasladarse a la localidad de Darwin, situada a 80 km de distancia de Puerto Argentino.

 

Arribaron a Georgias seis naves de la Flota Británica, incluyendo el Submarino nuclear HMS Conqueror. Durante más de cuatro horas de bombardeo Naval de parte del Destructor “Exeter” e incursiones de helicópteros fuertemente artillados, los efectivos argentinos se replegaron destruyendo instalaciones de Gritviken.

 

En estas operaciones el Submarino ARA Santa Fe, que se encontraba fondeado y averiado, fue atacado. Luego de determinar el alto del fuego y después de desembarcar su personal, incluyendo los heridos, se efectuó una voladura en la nave por parte de algunos miembros de la tripulación.

El Canciller Costa Méndez, se enteró del acto de agresión al arribar al aeropuerto de Nueva York. En Washington manifestó que consideraba rota la negociación con Gran Bretaña, manteniendo por el momento la intervención de los Estados Unidos a través de su Secretario de Estado.

  • El Canciller Costa Méndez anunció en Washington que a su pedido fue postergada la reunión que debía mantener esa tarde con el Secretario de Estado, General Haig.

Londres: El líder del partido Laborista, Michael Foot, reaccionó contra el ataque llevado a cabo en Gritviken criticando duramente al gobierno de Margaret Thatcher. A su vez el líder del ala izquierda del Partido Laborista, Tony Benn, ratificó su negativa a recurrir a la fuerza en el conflicto de las Malvinas y calificó como “insostenible” la posición del gabinete conservador.

El Papa Juan Pablo II formuló un nuevo llamado a una solución pacífica en torno al conflicto de las Islas Malvinas.

El Presidente de Perú, Belaúnde Terry afirmó: “El Perú considera que provocar una guerra en el Atlántico Sur constituirá un crimen de lesa humanidad”.

El gobierno español dio a conocer un comunicado en el que reafirma su oposición al uso de la fuerza en el conflicto de las Malvinas, luego del ataque y desembarco de tropas británicas en las islas Georgias del Sur.