Gran Bretaña comunicó su propósito de atacar cualquier presencia de nuestro país dentro de las 200 millas marinas y del espacio aéreo que comprende el archipiélago de las Malvinas. El Gobierno Argentino en su comunicado N° 37 informa de esa decisión, respondiendo al mismo tiempo que considera hostiles los buques y aeronaves de esa bandera.

El Gobierno Argentino a su vez denunció el “nuevo acto de agresión” ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Washington: El Gobierno Argentino informó a la OEA que el bloqueo aeronaval dispuesto por Gran Bretaña a las Islas Malvinas “no le deja otra opción” que la de apelar de inmediato a su legítima defensa. Acusa a Londres de “desoír el llamamiento urgente de la Vigésima Reunión de Consulta cuando ésta requirió del mismo que cesen de inmediato las hostilidades que realiza en la región, definida por el artículo cuarto del TIAR y que se abstenga además de cualquier acto que pueda afectar la paz y la seguridad americana”.

  • El Embajador de la Argentina entregó un documento al Secretario de Estado para Asuntos Interamericanos, donde el Gobierno Argentino acepta algunos puntos de la iniciativa norteamericana pero rechaza cualquier concesión en materia de soberanía
  • El Senado aprobó por 79 votos contra 1, una resolución pidiendo que Argentina retire sus tropas de las Islas Malvinas. Previamente el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes aprobó una resolución declarando que los Estados Unidos “deberían otorgar pleno respaldo diplomático a Gran Bretaña” si se desata una guerra.
  • El Departamento de Estado de los EEUU entregó esta madrugada al Embajador Argentino en esta ciudad, un documento en el que dio por finalizada su gestión de “buenos oficios” en la crisis de las Islas Malvinas

Londres: Anthony Benn, miembro destacado del Partido Laborista británico (en la oposición) acusó de “imperialismo victoriano” al gobierno conservador de Margaret Thatcher.

  • En un debate realizado en la Boomsbury Central Baptist Church, un líder del ala izquierda del laborismo, dijo que “es un error lanzarse a la guerra porque el objetivo de la intervención no es el de sostener las negociaciones sino el de llevar una guerra de recuperación de las Islas”. Se mostró sorprendido del interés del gobierno por las islas, dado que “las había mantenido en un estado semifeudal, en las manos de la poderosa compañía privada de las Falklands y hasta a negado a sus habitantes la ciudadanía británica”.

La Habana: Una moción de respaldo al pueblo argentino por la soberanía de las Islas Malvinas fue expresada por los representantes de partidos comunistas de 31 países de Latinoamérica y el Caribe.

Caracas: El bloque de prensa venezolano emitió una declaración oficial en la que se “condena enérgicamente la agresión armada británica,…”. Asimismo, unos 150.000 estudiantes secundarios venezolanos realizaron “un paro simbólico en solidaridad con el pueblo argentino agredido por Gran Bretaña”.

Brasilia: Por unanimidad, la Comisión Ejecutiva Nacional del principal partido de oposición del Brasil, aprobó una moción de protesta contra el bloqueo naval británico en el Atlántico Sur “que está impidiendo no solamente el movimiento de navíos argentinos sino también de todos los países”.