Con la finalidad de neutralizar el cumplimiento de la misión del HMS Endurance, que tenía como objetivo el intervenir en Puerto Leith (en las Islas Georgias), a los fines de arriar el pabellón nacional argentino e impedir el desarrollo de las actividades de la empresa, responsable del desarme de las viejas instalaciones de un frigorífico, el 23 de marzo el Comandante del buque polar argentino ARA Bahía Paraíso, que se encontraba en las islas Orcadas, recibió la orden de partir inmediatamente hacia las islas Georgias, arribando a Puerto Leith en la noche del 24 de marzo de 1982.